Skip navigation

Monthly Archives: abril 2007

En el transcurso de esta Semana Santa me hacía eco de la noticia; el director de cine Bob Clark y su hijo fallecían al chocar de frente con un conductor ebrio en una autopista.

Bob Clark cuenta entre sus películas con títulos de la talla de Asesinato por decreto, personalmente de lo mejor que he visto en cuanto a encarnaciones a la gran pantalla del mítico personaje de Conan Doyle. De su filmografía podríamos destacar sobre todo su primera etapa, donde además de la citada Asesinato por decreto, encontramos pequeñas joyas del fantástico como Children Shouldn’t play with dead things (una comedia zombie de serie z de la que estaba a punto de dirigir un remake), Deathdream (su mejor película dentro de este género), o la pesadilla navideña Black Christmas.

Pero su película más popular y por la que todo el mundo lo reconocerá de inmediato es Porky’s, una comedia de adolescentes libinidosos que triunfó lo suyo allá por los 80.

Ahora sólo nos queda decir aquello de…

Descanse en Paz.

Bizarra, hilarante, violenta, absurda, son algunos de los calificativos que podrían definir esta auténtica obra de culto de la serie z. Un film que de buenas a primeras se nos presenta como serio, para que a medida que va avanzando el metraje empiece a dejar de lado cualquier tipo de pretensión artística y a pasarse por el mismísimo forro cualquier mínima coherencia en el guión; atención a escenas como ésa en que los compañeros de Ricky son obligados a enterrarlo vivo mientras él permanece atado con unas cadenas, pasados siete días lo sacan aún con vida y, sorprendentemente, rompe las cadenas con total facilidad.

Todo esto, sumado a innumerables escenas gore pasadísimas de rosca (puñetazos capaces de atravesar al adversario, villanos que revientan cabezas de un sólo golpe o se arrancan sus propios intestinos para ahorcar al enemigo) y personajes tan brutales como el alcaide-hulk, hacen que cualquier espectador sin prejuicios, y ganas de pasárselo bien, solo o acompañado, disfrute de un rato salvajemente divertido.
Ah! y si lo tuyo son los fatalities de Mortal Kombat, no lo dudes, ésta es tu película.