Skip navigation

Monthly Archives: julio 2007

En primer lugar toca pedir disculpas por el tiempo que me he mantenido al margen del blog, tanto a la hora de actualizarlo, como contestando o aprobando comentarios pendientes. Mi intención, por ahora, es la de retomar esto con más o menos asiduidad pero sobre todo con más ganas que en las últimas entradas.

Dicho esto, me gustaría pasar a hablar del último estreno sonado del año, al menos para todos aquellos que crecimos con los famosos muñequitos reconvertibles. Me estoy refiriendo por supuesto a los Transformers.

Para empezar a hablar de ella de forma bastante breve, diré que me ha supuesto toda una decepción, no sólo por la calidad que exhibe, sino porque creyendo que sabía a lo que iba me encuentro con algo que bien podría catalogarse de comedia a la altura de “Viaje de pirados” y demás clásicos del humor, de ésos que es imposible disfrutar sin bajar el nivel de exigencia a mínimos de tontuna total. Y que nadie me venga con que esto es cine de evasión, aquí nada hace que consiga evadirme: no sentí angustia, ni tristeza -exceptuando, como mucho, en ese fugaz instante en que torturan al pobre Bumblebee-, ni miedo, ni nada que se le parezca, como mucho algo de asombro hacia un apartado donde se nota el dinero invertido como es el de los FX, y un Shia LaBeouf que consigue ser el único actor en su sitio mientras dentro de este bodriete. En cuanto a la guapa de Megan Fox…aunque le agradecemos su presencia encandilando al respetable durante el excesivo metraje (¡dos horas nada más y nada menos, señores!), hay que decir que su nivel interpretativo raya sencillamente lo pésimo.

En definitiva, una película comercial en el peor sentido de la palabra, donde podremos ver explosiones, bromitas para niñatos, soldaditos fortachones, y muchos tipos importantes con traje, y en medio unos robots muy grandes, super tuneados y la mar de cachondos que supuestamente obedecen al nombre de…Transformers.

Anuncios