Skip navigation

Monthly Archives: septiembre 2007

Por fin el género de terror está de enhorabuena, y eso se lo debemos a la reciente adaptación que ha hecho el director Mikael Håfström de un relato del célebre Stephen King.

La película parte de una historia bastante típica: escritor que se aloja en un hotel y se enfrenta con lo sobrenatural. A simple vista no diríamos que estamos ante uno de los relatos más originales de King, ni da que pensar siquiera sobre una buena adaptación, sin embargo el director sueco logra captar con gran acierto sensaciones como la angustia o la soledad para plasmarlas en forma de pesadilla asfixiante, todo llevado a cabo con una dirección sólida que no necesita recurrir al típico susto fácil ni a los regueros de sangre de las películas estilo “Hostel”. 1408, aunque no deje de lado el típico carrusel de efectos especiales (que por lo menos aquí están a disposición de la historia, y no viceversa), es terror a la vieja usanza, del que se preocupaba en elaborar una atmósfera.

Sobre John Cusack, en quien recae buena parte del peso de la película, hay que decir que realiza un trabajo realmente bueno dentro de sus posibilidades. En cuanto a Samuel L. Jackson, la verdad es que se le echan en falta unos minutillos más en pantalla.

Sólo lamento que con la conclusión final el film pierda esa ambigüedad con la que acertadamente va jugando durante todo el metraje.
Pero como ha dicho alguno, se trata de un relato de King, y tampoco vamos a pedirle más peras al olmo.

Anuncios


Su cartel siempre me acojonó.

Nueva secuela de un éxito de los 80 que comentamos en este blog, y de nuevo nada que envidiar a la primera parte.
Además de funcionar a la perfección como continuación manteniendo los mismos personajes, la secuela de Tommy Lee Wallace (por cierto, ayudante de Carpenter en sus inicios) introduce nuevos y estupendos personajes como el hombre lobo o el come-insectos a lo Renfield (de hecho, la novela de Bram Stoker es referenciada aquí continuamente).
Los fx en esta segunda parte vuelven a estar al nivel de la primera, por lo que la diversión está asegurada.

Como curiosidad señalar que el actor que se alimenta de insectos, Brian Thompson, es conocido por sus papeles de secundario entre los que destaca el punkarra de Terminator o el asesino psicotico de Cobra.

Y nada más, si has visto la primera y te ha gustado, disfrutarás como un enano con esta segunda parte aún más terrorífica.

Hasta ahora, debido a algunos comentarios que había leído, me resistía a darle una oportunidad a ésta El vuelo del navegante, pensando que era una de esas típicas películas que te gustan de crío y luego cuando las ves de mayor te arrepientes de no haber seguido manteniéndola intacta en tu memoria. Pero ayer al fin, aún con los prejuicios que las críticas leídas me habían infundido, me decidí a echarle un vistazo.

De entrada y después de verla tengo que decir que me he dado cuenta de que o bien se había borrado completamente de mi memoria (lo cual no creo ya que recuerdo peliculas mucho peores de mi infancia) o bien no la había visto, lo cual es más probable, y la verdad no consideraría a esta película como una de ésas que con el paso de los años no se dejen ver.
En primer lugar tenemos una realización que, aunque con regustillo a telefilm, cuenta con una más que correcta dirección del director de Grease que nos brinda estupendas escenas a bordo de la nave a toda velocidad, así como nada más y nada menos que uno de los primeros usos de la técnica de “morphing” que convierte una vez más a Disney en pionera en el campo infografico. Por otro lado, el planteamiento de la historia es tratado con la suficiente seriedad como para ser visto por cualquier persona de cualquier edad y no tener la sensación de estar ante un producto destinado unicamente al público infantil, al igual que la línea de diálogos, que goza de la credibilidad suficiente como para poder tomársela medianamente en serio. Encima la música de Allan Silvestri (conocido por ser el compositor de la b.s.o. de Regreso al futuro) colabora aún más a darle esa aura mágica al film que lo convierte en un perfecto exponente del cine fantástico que se hacía en los 80. Y sí, supongo que la nostálgia que desprende también puede ayudar a que te cale más hondo…

Podemos achacarle un diseño de producción un tanto ramplón, así como un final especialmente ñoño, pero tampoco son detalles que eviten disfrutarla sin problemas si lo que quieres es sentirte como un niño gracias a esa magia que el cine fantástico sabía trasmitir sobre todo antaño.

Magnífica secuela de la exitosa Night of the Demons aún más delirante y salvaje. La acción esta vez se centra sobre todo en el campus universitario (y ya sabéis lo que esto significa: chicas desnudas, adolescentes en celo, etc) donde los protagonistas se verán amenazados por los poderes malignos de Angela que ha vuelto después de ser invocada por error. Aquí, además, podremos ver a Melissa, la hermana pequeña de Angela, que vive atemorizada por los hechos acontecidos años atrás en la famosa mansión.

La película cuenta también con la siempre estimulante presencia de Zoe Trilling, cuyo ataque tetil da muestras de lo bien aprovechados que están los estupendos fx en esta segunda entrega.


Zoe Trilling, su mejor aportación salta a la vista.

Como curiosidad, decir que Robert Rodriguez y Quentin Tatarantino con la gracieta de ir cogiendo de aquí y allá se fusilaron íntegros algunos gags de esta pelicula para Abierto hasta el amanecer.

Sin duda un caramelito para todo buen amante de la serie b de horror.