Skip navigation

Puedo decir que he visto practicamente todo en el género slasher, desde la famosa Viernes 13 a El tren del terror, pasando por otros titulos “menos conocidos” como Curtains, Alice, sweet Alice o The House on Sorority Row, y es por ello que me atrevo a decir que, pese a los seguidores que tiene, pocos géneros han proporcionado una cantidad de bodrios tal como el que nos ocupa, compuesto po no mucho más que tres buenos títulos (alguno mejor que otro) entre los cuales no falta por supuesto Halloween de John Carpenter (lógicamente no voy a hablar del esperpento estrenado recientemente bajo el mismo título)

Es inevitable afirmar que Halloween, pese a tener una antecesora llamada Navidades Negras que ya tocaba algo similar al slasher, ha sido la gran pionera de este subgénero y que con ella empezó y terminó la época de esplendor del género del psicópata que se dedica a apilar victimas, demonstrándonos que incluso con argumentos simples y medios tan ajustados el talento aflora. Y es que el hecho de que Halloween sea el slasher por excelencia no es fruto de la casualidad. Su secreto radica en que no se limita a mostrar muertes como único objetivo, ni a utilizar el típico susto para dar miedo; Carpenter, usando una más que brillante planificación de las escenas, se sirve poco más que de un escenario urbano y una minimalista banda sonora para conseguir lo realmente importante en toda buena película de terror que se precie, una inquietante atmósfera que logra conectar con el espectador.

Sin embargo lo que vino después en lugar de sacar algo provechoso de semejante legado, no hizo más que reafirmar aún más el talento del director newyorkino frente a la mayoría de directores que o sencillamente eran malos porque sí, o necesitaban dinero a toda costa a base de subirse al carro del éxito de este tipo de películas. Sea como fuere, se acabó por convetir lo que podría haber sido un subgénero en un montón de títulos infumables ahogados en un pozo de casquería, muertes indiscriminadas sin motivo y escenas simplonas.
Gran escena copiada hasta la saciedad.

Teniendo en cuenta lo dicho, y a tenor de la escasez de propuestas interesantes, podemos decir que slasher más que un subgénero sería algo así como una corriente cinematografica puramente comercial nacida a la estela de uno de los mayores clásicos del cine de terror de la mano de John Carpenter, y que, aparte de la descrita Halloween, apenas tres o cuatro de sus títulos merecerían una mención en cualquier artículo de buen cine de terror.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: